jueves, 30 de junio de 2016





Osencos. Truncos. Osencos. Celos. Cachorros. Osos. Oseznos. Juegos. Sustos.Trepar árboles. Profundo del bosque. Eurasia. Elegía. En el norte. De los Hurales. Vizón. Libélulas; brillan al sol.

Shungastan. 1986. Coníferas. Arces. Nectar de árboles de tilo, crecen en julio. El Reno recoge vallas. Se retira en el valle. Osos pardos, bailan en la colina. Negro azabache.
Voraz. Valles prístinos.

Los Hurales.
Rusia.

sábado, 14 de mayo de 2016







Etrusco.
Lidia. Frigia.
O' Frigia.
Resina.
Thalassos en tu ombligo.
Crear en tu vientre.
Nadar en tu lazo.
Exprimir el jugo de las Araucarias.
Sombras extrañas mueven
la energía de tu Inti.
Phoenix.
Levadura quebrada y seca. Curtida.
En la Cinacina que renace.
Cuando los otoños ya no son
hojas que caen
ni piel que se deshace.
Todo corre.

domingo, 9 de agosto de 2015

La Noche


La noche. (o casualidad, oh causalidad) 

La geometría. Tu sombra bajo la luz que envuelve tus rasgos con sonidos distantes. 

De un mundo sonoro que cambia de climas, a cada momento.

 Yo me pregunto qué hicimos para merecer esto. 

Tu rostro mira fijo y no comprendo qué significan. Tus ojos. No quiero entender lo que me significás. 

Yo quiero darle el sentido que quiero cuando quiero. Y vos también.

 El silencio despeja nuestras dudas, nuestros rumores.  

La cama encanta tu pelo y tu cuerpo. La música desgaja y quiebra lo posible y me muestra a alguien que alguna vez temí paro que ahora tengo.

 El alma se relaja. 

Te miro y es lo que quería. Sólo que nunca pude darle sentido. 

El sentido lo hago en el momento.  Y la causa, es para los que se acompañan. 

Ya está dicho, la felicidad para uno solo no es posible.  Se comparte, y yo comparto este sentimiento. 

viernes, 4 de enero de 2013

Diciembre Enero



Arrojarse. Rajarse la piel.
Sentarse al raz del equilibrio con la vida.
A disfrutar.
Placer es cuando la lluvia golpea constante,
como un fuero hinchando sentimientos y tu no tienes nada,
no tienes vida. Contemplas bajo una almácigo de árboles recostado en la esquina esperando a
que la tormenta nunca termine.
Implorando. 
¿ la suerte va y viene o es nuestra energía la que la sostiene? 
¿ Qué nos dice Diciembre a todo esto?
¿ qué nos generan estas baldozas inundadas, este movimiento acéfalo de la naturaleza?
Ahora no hay nada donde pueda volcar el llanto.
Sólo se derraman las esperanzas cuando el alma es grande.
 Pero muchos cuerpos han sido vencidos en el asfalto, y en los puentes, y en las rutas. 
Ahora sólo hay truenos toda la noche. 
Hay proyectos, hay movimiento.
Ahora con esta lluvia de verano estamos sólo nosotros
 y hay un sueño dentro de otro sueño, y una música dentro de otra música,
y un cuerpo dentro de otro cuerpo.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Los pensamientos


     De su boca salió un pensamiento como un resoplido por la tierra, como una prenda hacia el suelo, 
      y de la ventana al baño, y hasta la estancia de los Ibáñez.
      Colgó en el escurridor todas las hojas de té para que se sequen, y se marchiten. Y se quiebren.
      Puso la pava. Cebó unos mates mientras comía nueces. Amargo con amargo.
       La torta de manzana que le habían preparado se la  comió el perro Rulfo.  
      Encendió la luz y se puso a silbar. A lo lejos veía las chispas de las fogatas de la familia vecina.
       Quería atrapar eso que rondaba en el aire, ese chiflido de los pajaritos por la noche; las chinchillas que pasaban.
      Sintió que debía tomar decisiones abismales. Que debía soltarse.
      Pronto recuperó la cordura. Agarró la guitarra, miro el paisaje con diez pinos;
      aquella casa donde su amada esperaba.  
      Y dejó suspender el tiempo, otra vez.  

lunes, 24 de septiembre de 2012



      Una tristeza difícil de galopar. Algo con lo que se afila el cuchillo que va a matar.
      La daga.
      La selva, su sombra errante.
      El castillo de tus hermanos chiriguanos chané.
      Guatará.
      Una raza que es de la tierra del yaguareté.
      Todos juntos hilando. 


martes, 28 de agosto de 2012


    
     Soñé en todos esos cariños que ya han pasado. En su tacto.
     En sus caricias apretadas sobre la piel.
     Soñé con el cachorrito de Rocco que murió a los 6 días de nacer.
     Soñé en verme educando.
     Y soñé en que eso no pase.
     La atracción de lo prohibido.
     Soñé que los rayos de sol matan las penas.
     Que en el invierno reflexionamos y usamos toda la líbido para amar.
     Que en el verano nos liberamos.
     Nos arrojamos al mar, nos retorcemos.
     Trepamos a la selva.
     Allá, soñé, allá. Creí que era yo, pero sólo era eso.